Acabados

El acabado de la madera es un elemento clave en su apariencia y duración, con tres facetas: resistencia, aspecto y mantenimiento.

Hay dos tipos fundamentales de acabado de la madera: barniz y aceite

  • El barnizado presenta una capa protectora sobre el suelo de madera, con un aspecto menos natural y menores necesidades de mantenimiento, al menos inicialmente.
  • El aceitado trabaja desde dentro de la madera, resaltando su estructura y aspecto natural. Al ser la superficie de la madera más sensible, necesita una limpieza más frecuente.

Texturas:

En el proceso de acabado, también podemos modificar la textura superficial de la madera, con acabados lisos, cepillados o con relieve.

Teñidos

El rango de colores no se acaba en los tonos de cada madera: nuestra gama de productos específicos incluye tintes para adecuar el suelo a cada proyecto decorativo.

Acabado mate en tarima de Roble.
Acabado brillante en tarima exterior de Ipé.
Lijado fino del entarimado, previo al barnizado.
Acabado satinado en tarima tradicional de Elondo.
Menú